Ayuno intermitente. Mi experiencia con el ayuno.

Este es el primer post del año, así que ¡Feliz Año querida lectora!

Hace un tiempo que vengo queriendo hablaros sobre el ayuno intermitente, pero quería detallarte todo con estudios científicos donde hablan de este método.

Aunque en 2017 ha ido ganando fuerza, aún sigue siendo un tema un tanto controversial, por lo que no quería hacer un simple artículo hablando de él, sino que tú misma puedas ver que lo que vas a leer aquí tiene una base científica.

Mitos del ayuno intermitente:

Antes, se creía que si no se comía 5 veces al día, el metabolismo se ralentiza, y aún se sigue recomendando únicamente basándose en ese concepto.

Pero muchos estudios demuestran justo lo contrario, que el ayuno provoca que el metabolismo aumente ligeramente (estudio).

Lo que sí es cierto, que un ayuno que dure 3 o más días, sí que puede hacer que el metabolismo empiece a ser más lento.

Pero en este mismo camino hay que incluir las dietas hipocalóricas prologandas, que al igual que el ayuno de más de 3 días, hará que el metabolismo se ralentice.

Probablemente, tú misma habrás notado que comiendo poco, pasando hambre muchas veces, llega un momento que no pierdes peso.

La explicación es esa, que al reducir las calorías drásticamente, tu cuerpo entra en modo supervivencia, y no llega a quemar las calorías que entran.

 

Otro de los mitos que se genera alrededor del ayuno intermitente es que te baja el azúcar, cuando es justo al contrario.

En personas con resistencia a la insulina les ayuda a recuperar esa sensibilidad, (estudio), igual que las personas con diabetes tipo II responde mejor a dos comidas grandes al día que a otro de 5 o 6 comidas (estudio).

Beneficios:

  • Reduce la mortalidad (estudio)
  • Favorece la autofagia (cuando la célula se alimentara de sus propias partes dañadas para renovarse) (estudio)
  • Reduce la inflamación (estudio)
  • Reduce los triglicéridos, mejora el LDL y ofrece cardioprotección, (estudio)(estudio)
  • Promueve la pérdida de peso a la vez que mantiene la masa muscular
  • Limita el crecimiento de células cancerígenas (estudio)
  • Mejora el humor y los síntomas de depresión (estudio)
  • Tiene un efecto liberador en la mente, cuando vences ese hambre que aparece al principio, tu autocontrol mejora.

 

Tipos de ayuno intermitente:

Ayunos alternos:

  • Es el ayuno más popular.
  • Este ayuno se puede convertir en una manera fácil de perder grasa sin preocuparse por las calorías.
  • ¿Cómo conseguirlo? Alternando días en los que comer de forma normal, con días donde harás una única comida de entre 500 y 800 calorías.

Ayuno de 24 horas:

  • Se llama también Eat Stop Eat.
  • Se trata de hacer uno o dos ayunos de 24 horas de duración a la semana, pero eso sí, no hay que hacerlos seguidos.
  • Por ejemplo, puedes desayunar el lunes y hasta el desayuno del martes, no comes nada.

Ayuno 12/12:

  • Este ayuno es de 12 horas y es el que la mayoría estamos haciendo normalmente, porque desde que cenas hasta que te despiertas, casi rozas ese tiempo. Por tanto, aumentando un poco más ese tiempo, hasta las 12 horas, ya empezarán a llegar los beneficios del ayuno.
  • ¿Cómo conseguirlo? Cenando antes o desayunando un poco más tarde.

Ayuno 16/8:

  • Con este ayuno ya estaremos obteniendo la mayoría de los beneficios.
  • Se trata de hacer un ayuno durante 16 horas, y comer durante las 8 horas restantes.

 

En este punto, tengo que aclarar que con los ayunos de entre 16 y 24 horas ya se obtienen todos los beneficios, no se necesita hacerlo más largo.

Yo te recomiendo empezar poco a poco, primero con el de 12 horas, luego con el de 16/8 y por último, si te ves capaz, probar con el de 24 horas.

¿No se puede comer ni beber nada durante el ayuno?

Puedes ingerir líquidos, agua, infusiones y café. Lo que no puedes hacer es añadirle azúcar, edulcorantes o demasiada leche, porque entonces ya estarías rompiendo el ayuno.

También puedes tomar bebidas probióticas como kombucha o kéfir de agua.

 

¿Lo puede realizar todo el mundo?

En principio sí, pero es necesario prestar atención y hacerlo bajo supervisión como puede ser en los siguientes casos:

  • Si has sufrido desórdenes alimenticios como anorexia o bulimia. No deberías hacer ayunos largos, y siempre bajo supervisión.
  • Nosotras las mujeres tenemos que prestar atención por si aparecen desórdenes en el período o se vuelve irregular. En ese momento es mejor dejar el ayuno intermitente a un lado.

 

Pero esto que te estoy contando no sirve de nada si después del ayuno, la comida que ingieres es comida basura. Para eso, es mejor seguir con las 5 o 6 comidas diarias con alimentos saludables.

Por tanto, mi recomendación es que tu comida sea saludable, pruebes con el ayuno intermitente, si no, empieza primero con un cambio de alimentación.

Si recuerdas uno de los beneficios que te decía era la autofagia.

Este mecanismo, trae a su vez más beneficios:

  • previene enfermedades neurodegenerativas (estudio)
  • refuerza el sistema inmune (estudio)
  • previene la diabetes tipo II (estudio)
  • Ayuda a luchar contra el cáncer (estudio)
  • Promueve la longevidad (estudio)

Así que estos 5 beneficios de la autofagia hay que sumarlos a los del ayuno intermitente.

 

Mi experiencia con el ayuno intermitente:

Vengo experimentando con el ayuno intermitente algo más de 2 meses. Desde noviembre.

Si bien al principio lo hacía únicamente una vez a la semana y con un ayuno de 12 horas las primeras veces, porque mentalmente no me sentía capaz. 

Los primeros días me entraba el hambre enseguida, creía que no sería capaz de aguantar. Intentaba distraerme, pensar en otra cosa para no concentrarme en la sensación de hambre. 

Con el paso de los días, fui logrando aumentar el tiempo hasta las 16 horas, pero también fui capaz de hacerlo 2 días en semana. 

Los beneficios que yo he notado hasta ahora ha sido principalmente controlar el hambre.

Yo antes era de las que comía 5 veces al día y con ello logré perder peso, pero si que te volvía un poco esclava de la comida. Si no comía cada 3 horas, me sentía desfallecer.

Eso a desaparecido ahora mismo, aún hay algún día que me ocurre, pero es raro que suceda.

Ya no tengo que pasarme el día entero en la cocina ni andar con la comida de aquí para allá. Por lo que controlar eso es un punto positivo. 

En cuanto a las energías, son las mismas que si comes más veces al día. No me siento más cansada ni nada por el estilo. Puedo desarrollar mis actividades perfectamente.

Y si te preguntas que si he perdido peso haciéndolo de esta manera, la respuesta es no, tampoco buscaba eso, por lo que en las comidas que hacía me daba un poco más de libertad.

Lo que sí he notado también es que las digestiones han mejorado, no me hincho tanto después de comer, por lo que es otro punto positivo. 

De momento seguiré incluyéndolo por lo que te decía antes, te libera la mente, te sientes con mayor autocontrol, y parece que si logras controlar el hambre, puedes con todo lo que venga jjj. 

5 CLAVES PARA PERDER PESO

Seguramente ya has logrado mucho con tu alimentación.

Habrás dejado de comer dulces, también has abandonado las grasas y no comes hidratos de carbono…

Quizá has probado a combinar unos alimentos con otros y no comer juntos algunos grupos porque dicen que así se pierde peso…

O incluso has probado a tomar batidos sustitutivos…

También te has apuntado a toda clase de ejercicios, ¿puede ser? Al gimnasio, pilates, zumba, bicicleta, …

 

Y como esto no funcionado lo suficiente crees que es culpa de tu fuerza de voluntad y tus ganas para seguir adelante, pero no es así.

Todo esto, lo has hecho con mucho esfuerzo y con fuerza de voluntad.

Lo único que ha ocurrido es que estos cambios no han sido suficientes, porque salvo el de dejar de comer dulces, el resto no sirve para nada porque no es lo correcto.

Por ello quiero darte las 5 claves que te harán perder peso, 5 puntos que si los cumples verás como tu cuerpo se ve más bonito pero sobre todo tu salud será mejor.

 

5 claves para perder peso

 

By Chianti (Propio trabajo) [http://creativecommons.org/licenses/by/3.0″>CC BY 3.0], via Wikimedia Commons

1. Leer las etiquetas.

Hay que centrarse en alimentos en vez de en productos. Esta es la clave.

Los productos light o 0% grasa no suelen ser tan saludables ni tan buena opción. A veces incluso no es tanta la diferencia de calorías con la versión normal, simplemente sustituyen el azúcar o la grasa por ingredientes o aditivos mucho peores.

Además, el problema de estos productos es que como tienen menos calorías nos damos libertad de comer más, lo que al final se traduce en más cantidad de calorías que si te comes la versión normal.

No te dejes engañar por este tipo de publicidad. Elige y prioriza las frutas, verduras, legumbres y alimentos naturales que no precisan llevar etiqueta para saber que es.

 

2. Entrena con pesas:

Si entrenas con pesas no te pondrás grande o super musculosa como un hombre, no, porque nosotras no tenemos tanta testosterona como ellos para que esto pase.

A veces, saltar de una clase de cardio a otra no sirve de nada. Hay que completar la rutina con ejercicios de fuerza, con pesas. A mayor cantidad de músculo, más grasa quemas.

Además, no es fundamental que desde el principio hagas cardio. Si tienes sobrepeso, una buena alimentación ajustada a tus necesidades te hará perder mucho peso.

Incluso hay mujeres que disminuyen tanto las calorías y aumentan el ejercicio en demasía, tanto, que suelen acabar exhaustas, perdiendo mucho peso en poco tiempo, pero recuperándolo en cuanto bajen el ritmo.

 

3. No hay que comer menos, sino comer mejor

Es un error muy común el ver a mujeres que quieren perder peso y empiezan a hacer dietas de 1000 calorías y se pasan con hambre todo el día. Estoy segura de que tú necesitas más de esas calorías.

Veo que muchas solo le dan importancia a ese número, a las calorías, y no a los alimentos, su salud y su tiempo.

Dime, ¿de qué sirve perder peso rápido si no puedes disfrutar de un cumpleaños sin tener remordimientos? ¿de qué sirve pasar hambre y perder mucho peso de golpe si luego en cuanto incluyas en tu dieta esos grupos de alimentos que has eliminado te hacen recuperarlo?

Yo también hice eso hace muchos años, y ¿de que me servía? De nada.

Por eso hay que escoger opciones saludables, que son las que te garantizan tener una buena salud y no excluir ni hidratos de carbono ni grasas de tu alimentación, pues son necesarios.

Si reduces mucho el número de calorías diarias que ingieres, el metabolismo se torna más lento y la consecuencia de esto es que no quemará lo suficiente.

Por ello, hacer dieta no debería ser reducir al máximo las calorías, si no hacerlo en su justa medida y con alimentos saludables para no mermar la salud.

No mires a corto plazo, mira a medio o largo plazo. Pierde el peso de forma segura, sabiendo que no lo recuperarás y sobre todo cuida tu salud.

 

Y aquí quiero hacer un inciso respecto a comer 5 o 3 veces al día.

No hay verdades absolutas, hay gente que no es capaz de hacer 5 comidas porque no le entran, porque se debería obligar, y esto nunca debe ocurrir. Lo importante es el balance total de calorías al día y tu saciedad. Si con 3 comidas saludables, con alimentos de calidad te pueden hacer perder peso de igual forma que si comes 5 comidas, eso sí, estas cinco comidas tienen que ser con menos cantidad.

 

4. No eliminar hidratos de carbono y Grasas

A riesgo de sonar repetitiva vuelvo a recalcarlo. No los elimines, no es necesario. Busca la versión saludable dentro de estos grupos y consume la cantidad apropiada.

En caso de las grasas, la mejor fuente son las insaturadas como el aceite de oliva virgen extra, el pescado azul, aguacate, frutos secos…

Evita siempre las grasas trans o hidrogenadas y el aceite de palma. Estas grasas se relacionan con enfermedades cardiovasculares con alto índice de mortalidad y mayor diabetes.

Respecto a los hidratos de carbono, elige la avena, el boniato, las harinas integrales. Y lo de comerlos o no en la noche va a depender de nuestras reservas que hayamos acumulado durante el día.

Al final, como he dicho antes, es la suma total de calorías diarias, no el momento en el que comas. Si el balance es que consumes más de lo que gastas, esos hidratos extra por la noche no ayudarán en nada a perder peso. Pero si gastas más de lo que consumes, no te afectará que te comas algo con carbohidratos en la noche.

Un ejemplo para verlo mejor, si consumes 2000 calorías al día, pero gastas 1800. Ya sabes lo que puede pasar independientemente de cuando comas un determinado alimento.

5. Fijarse metas pequeñas

Nada de perder 5 kilos en un mes, o lograr subir 15 pisos por las escaleras en dos semanas… Esto no ayuda en nada a la salud, ni física ni mental.

Física porque si logras esto es porque estás dejando de lado aspectos saludables como consumir únicamente lo que necesitas, o esforzándote más allá de tus límites.

Cada proceso lleva su tiempo. Elige metas realistas y ve poco a poco avanzando hacia el objetivo para que el cambio sea duradero.

Tampoco te estés pesando diariamente pues hará que tu salud mental se vea afectada si no ves los cambios que tú crees que deberían ocurrir. Hay muchos factores que afectan a ese número. Como mucho pésate una vez a la semana y en las mismas condiciones: en ayunas, después de ir al baño y sin ropa.

Pero el mejor indicador de que lo estás haciendo ver es la ropa, ver que te va quedando grande es lo que te asegura el cambio.

 

 

Luchar a contracorriente es difícil y desgasta mucho, pero eso no quiere decir que tú no puedas o no seas capaz de hacerlo, ¡nada de eso!, Claro que puedes. Si has probado todo o casi todo de lo que dije al principio significa que estás preparada para alcanzar el objetivo, de encontrar la manera correcta de perder peso, pero sin dejar de mortificarte cada vez que tienes un evento social.

Porque no es cuestión de pasar hambre y de eliminar todo tipo de alimentos. Es cuestión de cambiar hacia unos hábitos más saludables que son los que te van a hacer llegar a la cima.

Aunque te parezca un camino más lento que cualquier dieta milagro, no desesperes y ve introduciendo los cambios poco a poco para que no llegues a saturarte. Te aseguro que el premio tras cruzar la línea de meta merece la pena.

Recuerda que una alimentación saludable hará que físicamente te veas mejor a la vez que estás cuidando tu cuerpo y tu salud, evitando enfermedades.

 

Ayúdame a llegar a más mujeres para que puedan perder peso cuidando su salud. ¡Compártelo!

5 PASOS PARA UN MEAL PREP EXITOSO

El meal prepping básicamente es preparar las comidas con antelación, pero no sólo nos tenemos que quedar en eso, ya que si quieres que que sea un meal prep exitoso hay que seguir una serie de pasos para que sea efectivo.

Puedes marcarte varios objetivos con este meal prepping, desde hacerlo para ganar tiempo durante la semana, conseguir tus metas fitness si quieres definir tu cuerpo.

Otro objetivo es tener la comida lista para llevar al trabajo en caso de que tengas que comer ahí.

O también para perder peso, pues planificar las comidas y tenerlas hechas hace que no comas lo primero que encuentres y que normalmente no es sano, pero también te vuelves más consciente de lo que tienes que comer para lograr ese objetivo.

Y después de esta introducción veamos los pasos:

 

5 pasos para un meal prep exitoso

 

1. Planea tus comidas:

Tienes que tener en cuenta cuántas comidas harás en casa y cuántas fuera, porque dependiendo de esto necesitarás más o menos ingredientes, o también porque tienes que saber que comidas tienes que llevar fuera de casa porque no todas se conservan igual y sirven para ello.

Hace un par de semanas publiqué un post con varias plantillas, así que elige la que más te guste y siéntate a planificar las comidas y cenas mínimo. Pero si ya planificas desayuno y snacks triunfas seguro 🙂

Sé realista en las comidas que quieres hacer. No es momento de probar muchas recetas nuevas. Mi recomendación es que una o dos comidas a la semana máximo sean libres o para probar recetas nuevas, así sabes cuánto tiempo te van a llevar y poderlas incluir otra semana en tu planning. Recuerda que con el meal prep lo que vas a ganar es tiempo entre la semana porque se cocinará un par de horas el domingo por la tarde o cuando tú elijas.

 

2. Compra lo que necesitas para no gastar de mas:

Ahora es turno de hacer la lista de la compra:

Vuelve a coger el planificador donde tienes apuntada las comidas y revisa los ingredientes que necesitas.

Ahora revisa los que tienes en la nevera y despensa y puedes utilizar.

A partir de aquí escribe la lista de la compra con aquellos que necesites para esas comidas, ni más ni menos.

Con esto te aseguras no comprar más cosas de las necesarias porque sabes exactamente qué vas a comer. Recuerda que la improvisación en cuestión de comidas no suele salir bien.

 

3. Prepara y cocina con antelación:

Tienes que cocinar uno o dos días a la semana, eso ya lo eliges tú, porque también depende de las comidas, unas duran más que otras.

Yo cocino los domingos por la tarde todas las comidas y cenas hasta el viernes. Los fines de semana los dejo libres para comer lo que nos apetezca ese día o comidas que es mejor hacerlas en el momento como una rica paella.

 

4. Conserva lo cocinado:

Lo primero es tener unos tupper adecuados, herméticos y libres de BPA (bisfenol A).

Lo segundo es conocer los tiempos de conservación de los alimentos.

Y ya con esto, decidir si quieres guardarlo en la nevera o mejor en el congelador.

 

5. Disfruta de tu tiempo libre entre semana:

Y ahora a disfrutar del tiempo libre.

Cuéntame, ¿en qué emplearías ese tiempo que ganas a la semana porque ya no tienes que cocinar todos los días?

7 PLANTILLAS PARA PLANIFICAR EL MENÚ SEMANAL

Desde el mes de septiembre vengo hablando de la importancia de planificarse y de tener un menú semanal o mensual con las comidas y cenas.

Planificar esas comidas con antelación harán que compremos menos cosas de las que venimos comprando normalmente, lo que se traduce en un ahorro de dinero importante.

Al tener apuntadas las comidas de la semana, podemos hacer la lista de la compra en base a esas comidas. Al apuntar en la lista de la compra sólo lo que se necesita para hacer la comidas y cenas de esas semanas hará que compremos menos cosas, nos olvidaremos de ir al supermercado o tienda del barrio a por eso que nos hace falta porque si no, no podemos preparar un guiso de lentejas, por ejemplo.

Porque ese es uno de los errores de no planificar las comidas, al no saber de antemano lo que vamos a comer hará que improvisemos, y por eso pueden, o bien sobrarnos algo de lo que hemos comprado o bien faltarnos algún ingrediente.

Otra de las ventajas es que al tener que pensar con tiempo el qué vamos a comer, hará que sean comidas más saludables, porque ya no recurriremos a la típica frase “¿qué hago hoy para comer?”, al tenerlo apuntado no sueles improvisar y por tanto no comerás tantos precocinados o salir al restaurante de comida rápida más cercano, eso sí, sólo esto es posible si te empeñas de verdad en que sea una alimentación saludable.

Hay gente que planifica semana a semana, otros, como yo, planifican mensualmente.

Yo tengo varios menús mensuales que voy rotando, así me olvido de tener que sentarme a planificarlo cada semana o cada mes.

Y para que deis el primer paso hoy mismo, os traigo una selección de planificadores semanales y mensuales para que sólo tengáis que imprimir y rellenar.

Espero que os gusten!!

 

Plantillas para el menú semanal 

 

  1. Plantilla de menú semanal de Mimosa y Estraza. Esta plantilla incluye de lunes a domino, y también todas las comidas que se pueden hacer en el día, desayuno, comida y cena, más dos espacios pequeños para la media mañana y merienda.

 

2. Plantilla de menú semanal de Alrededor de Ana.

Web que la descubrí hace unos meses y que te recomiendo totalmente con tips para mantener la casa organizada. En este caso, la plantilla no incluye la media mañana pero sí la merienda.

3. Planificador de menú semanal de The Optimistic Side.

Al igual que la anterior, no incluye la media mañana.

 

 

4. Plantilla menú semanal de Ahorradoras

Como las dos anteriores, la media mañana no está incluida en la plantilla.

 

 

5. Plantilla menú mensual y semanal de Pequerecetas

De Pequerecetas he elegido dos plantillas, una semanal con cuatro comidas, desayuno, comida, merienda y cena. Como las anteriores. Y otra plantilla mensual que solo incluye comidas y cenas. Ésta última es editable, lo cual me gusta, porque puedes hacerla y deshacerla a tu antojo hasta que la tienes como te gusta.

 

Plantilla mensual editable

Plantilla semanal

 

6. Y por última, una plantilla que he diseñado yo para mis clientas. Ahora, es vuestra también 🙂 

 

COMO LOGRÉ PERDER 12 KG GRACIAS AL MEAL PREP SALUDABLE

Este es un post un poco más personal en comparación con los que he escrito en este blog.

No sé si sabrás que soy madre de 2 niñas. La mayor va camino de 6 años y la pequeña de 2.

Aunque siempre me preocupó la alimentación, no fue hasta cuando me quedé embarazada cuando empecé a leer y aprender mucho más sobre ella.

Mi único deseo por aquel momento era llevar un embarazo saludable, para que mi niña naciera sana, que probara todos los alimentos posibles desde que estaba en mi barriga.

Seguí aprendiendo también después de que naciera, y con el caos del trabajo, la casa, ella… vamos, la vida de muchas madres de hoy en día, me resultaba complicado el seguir una alimentación sana. Terminaba por recurrir a lo fácil, un bocadillo de lo que fuera, una pizza, unos san jacobos… Pero llegó un momento en el que dije, se acabó, no puede seguir la cosa así.

Ella empezó en la Escuela Infantil con 5 meses y medio, y en cuanto tuve el menú suyo en la mano me puse a crear uno parecido para nosotros, y también a crear las cenas completando esas comidas que ella hacía en la escuela.

Recuerdo que me pasé un par de tardes con ello. Pero también te digo que no planifiqué un menú, sino que fueron dos menús mensuales, para poder ir cambiando y no aburrirnos.

Fue la mejor decisión que tomé.

Se acabó esa frase que muchas mujeres solemos decir: y mañana, ¿Qué hacemos de comer?

comida meal prep

 

Creíamos que ya teníamos la solución.

La noche de antes mirábamos lo que tocaba el día siguiente y ya, al llegar a casa nos poníamos a cocinar.

Pero con el paso de los días nos dimos cuenta que algo no funcionaba, seguíamos sin aprovechar el tiempo que pasábamos en la cocina.

Si bien ya no teníamos que andar pensando, sí que teníamos que cocinar y yo no estaba muy satisfecha con ello.

Y no porque no me guste cocinar, al contrario, me gusta mucho, sobre todo probar recetas nuevas. Si no porque quería simplificar todo al máximo. Y eso significaba, reducir las veces que cocinábamos durante la semana.

Y ahí di con la solución. Cocinar y congelar. Cocinar para varios días. Esa sí que fue una “receta mágica”.

sarten meal prep

 

A esto se le conoce como meal prep, meal prepping o food prepping. Para nosotras meal prep, que es más fácil y más rápido jjj.

Vamos, que yo no lo inventé.

Fundamentalmente, el meal prep significa dejar preparada la comida con antelación. Desde lavar, cortar y conservar para el meal prep más básico hasta el cocinar y empaquetar, incluso dividido en las porciones ya listas para comer que sería el avanzado.

Así que, con los menús ya planificados, solo tuve que hacer algunas modificaciones para que se adaptaran a un buen meal prep. Lo siguiente fue elegir un día a la semana para cocinar, normalmente el domingo, ya fuera por la mañana o por la tarde.

Esto dependía de lo que tocara comer el domingo. Así, si usaba el horno para preparar la comida de ese día, ya aprovechaba que estaba encendido para preparar el resto de comidas de la semana.

Y con el tiempo, una vez que ya lo teníamos más establecido en la rutina, mi peso empezó a bajar, ¡hasta 12 kilos he perdido! Mi vitalidad y estado físico son mucho mejor ahora. Y también hemos consolidado unos buenos hábitos saludables ya que, al tener la comida organizada y preparada, no había lugar para los antojos ni ataques de ansiedad.

Y si esto sucedía siempre teníamos fruta picada en el congelador para un rápido y rico smoothie 😊

¡Y por no hablar del buen ejemplo que le estamos dando a las niñas!
Y tú también puedes conseguirlo. Solo tienes que adaptar este método a tu día a día, a tu ritmo de vida.

Puedes prepararlo todo, como decía antes, a un nivel avanzado, o dejar listo los acompañantes de tu plato principal ara luego servirlo junto a algo que hagas en el momento, así lo que antes te llevaba 1 hora, ahora son 30 minutos.

 

Esto te lo cuento para que veas que es posible perder peso, comer sano y tener tiempo libre en la semana. Si has sido capaz de probar muchas dietas es porque tu fuerza de voluntad es mucha, tu motivación también. Sólo tienes que dar un paso más y cambiar hábitos alimenticios, dar cabida en tu alimentación a esos alimentos que quizá hayas restringido en algún momento, como los hidratos y las grasas. Si eliges alimentos saludables, todo irá sobre ruedas.