El falafel es un plato vegetariano, saludable, nutritivo y libre de gluten.

Por 100 gramos nos aporta 13 gramos de proteína vegetal y 32 gramos de hidratos de carbono, por lo que no es necesario acompañarlo por mucho más, salvo por unas verduras asadas o una ensalada.

Nos aporta fibra, hierro, potasio, calcio y magnesio.

La principal característica de los falafel es que los garbanzos no se cuecen, simplemente se hidratan y después se trituran.

Una vez hechos, se conservan en la nevera durante 4 -5 días, lo que la convierte en una receta ideal para meal prep.

 

RECETA DE FALAFEL ACOMPAÑADOS DE SALSA DE YOGUR

Ingredientes:

  • 300 gramos de garbanzos
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de perejil
  • 1 cucharada de cilantro
  • 1 cucharadita levadura química
  • 1 cucharadita bicarbonato
  • 1 cucharadita comino molido
  • Sal y pimienta negra

 

Elaboración:

  • Poner los garbanzos a remojo durante 24-48 horas.  Si se ponen 48 horas antes, habrá que cambiar el agua a las 24 horas. Si se usa agua templada se hidratarán mejor.
  • Una vez pasado ese tiempo, los escurrimos y dejamos que se sequen sobre papel absorbente.
  • A continuación los meteremos en una batidora o robot de cocina y trituramos bien. Tienen que quedar con una textura arenosa. No te preocupes si queda algún tropezón pequeño.
  • Una vez picado los reservamos en un bol.
  • Ahora vamos a mezclar el resto de ingredientes.
  • Añadimos a la batidora la cebolla cortada, los dientes de ajo (sin la parte central para que no se repitan), el cilantro, perejil, sal, pimienta, comino en polvo y por último una cucharadita de levadura química y otra de bicarbonato.
  • Triturarlo y añadirlo a la mezcla de garbanzos. Mezclarlo con una espátula o con las manos.
  • Tapar el bol con un paño limpio y dejarlo reposar durante una hora. También se puede meter en la nevera. Este reposo hará que se queden más esponjosos.
  • Una vez haya pasado ese tiempo, nos mojamos las manos (para que la masa no se nos peque) y daremos forma al falafel.
  • Haremos bolas no muy grandes y las aplastamos ligeramente. Cuidado que no queden muy compactas, porque entonces se quedará un falafel muy seco.
  • Si queda masa sobrante porque se te hacen demasiados, puedes congelarlos y luego freírlos directamente sin dejar que descongelen.
  • Freírlos durante un minuto en aceite bien caliente. También se pueden hacer al horno durante 20 – 30 minutos, aunque se quedan más secos.
  • Una vez se sacan de la sartén o freidora, dejarlos sobre papel absorbente.
  • Al no estar rebozados, no absorben apenas aceite por lo que no hay que preocuparse.

 

Salsa de yogur:

  • En un bol mezclar un yogur natural, un diente de ajo muy picado, aceite de oliva, zumo de medio limón, sal y pimienta al gusto.
  • Remover y servir.

 

¿Delicioso, verdad? Anímate a incluirlo en tú menú semanal y aumentar así el consumo de legumbres 🙂

Opt In Image
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • Gmail
Descarga ya el ebook que te ayuda a aprovechar el tiempo en la cocina para conseguir una alimentación saludable y perder peso.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarte en la navegación. Si utilizas este sitio web, se entiende que aceptas el uso de cookies.política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This